Convicciones de dudosa procedencia

Uno

Todos los días me levanto con la convicción de que soy una persona importante, conecto mi celular, enciendo los datos, abro mis correos electrónicos y efectivamente hay personas que necesitan que yo les brinde algún tipo de asesoramiento o servicio, les aconseje o resuelva la vida de diversas maneras. Otros son mas directos y sin anestesia me piden un préstamo, una donación, una colaboración para una actividad, una fiesta, una promoción, un velorio, yo no me niego, porque desde que descubrí que soy importante y me debo a los que confían en mi y en mi capacidad de brindarles un préstamo, una ayuda, un consejo o unas palabras de aliento, soy consiente de que no debo desairarlos, debo cumplir fielmente todo lo que requieran de mi. Ayudar a otros es una manera de coleccionar aliados, defensores y comechados, de esa manera le doy valor a mi marca personal.

img_6340

Dos

En las conversaciones cotidianas no me esfuerzo, por lo general dudo, me atropello, repito y me retracto cuando me recuerdan algo que prometí y no debí haber prometido. Es distinto en cambio, cuando me enredo en ciertas conversaciones idealistas, filosóficas, de tipo moral o inmoral. En el ámbito intelectual, no soy la mas inteligente, ni la mas ilustrada y por eso mismo, me fascina pregonar mis escasos conocimientos, y lo hago ¨si y solo si¨ es con fines de lucro. En pocas palabras mi buena o mala dicción depende de cuanto me van a pagar.

 

Tres

Me gustaría escribir sobre la vida en general, pero escribo sobre mi vida porque es lo único que conozco. Escribo porque es un acto solitario y puedo conspirar con libertad y creatividad sobre lo que me de la gana. Escribo a expensas de mi honor, mi pudor y mis lagrimas. Escribir sobre la vida de uno no requiere de mucha creatividad, pero si de osadía, porque no cualquiera es tan valiente o idiota para andar ventilando sus cosas personales a diestra y siniestra sin obtener nada a cambio. Escribir sobre uno siempre es un riesgo, es como desnudarse en la calle y esperar que nadie voltee a mirar. Lo único que he obtenido de esta cosa viciosa de contarlo todo, son las risas de mis enemigos que son mis lectores mas asiduos, porque mis amigos no me leen, están hartos de mi, ya tienen suficiente con aguantar mi lado hablantin y risueño. Tengo que dejar claro que mis amigos aun son mis amigos porque no les inflijo mis textos invitándoles a leerme o dejarme un comentario, seria desatinado de mi parte exigirles que me lean, que pierdan su tiempo de esa manera poco educativa. Por otro lado a mis amigos no les queda tiempo, ni ganas de andar leyéndome porque ya me conocen, saben quien soy y prefieren evitarse la fatiga de conocerme mas. Los comprendo, no lo tomo personal, es mejor no dañar la amistad forzándolos a un encuentro con mis otros yo, esos alter egos que andan desparramados, rumiando y exagerándolo todo en cada uno de mis textos.

Cuatro

Enamorarse es un error, iniciar un acercamiento con otro ser humano sin tener claro que es lo que busca de uno es un error, andarse con rodeos es un error, mandar indirectas es un error, no expresar los sentimientos es un error, confiarle tiempo y emociones a otro ser humano que no sabe tomar decisiones es un error. Enamorarse es un error, el amor romántico es una trampa, no caigan, no se empeñen en perseguirlo, es una quimera, una ilusión, un oasis que promete saciarte pero que termina siendo un espejismo, y cuando sales de allí no eres el mismo, sales jodido, vacío y con la misma sed que tenias al principio. Lo recalco y me reafirmo, enamorarse es un error y por supuesto, el motivo por el cual escribo este párrafo también, es un error.

Cinco

“No odies a tus enemigos, tu odio no sera mejor que tu paz” bien lo decía Bórges. A lo largo de mi vida he acumulado un numero reducido de enemigos y no porque me los haya buscado sino porque ellos tuvieron la mala fortuna de conocerme y en algunos casos despertar lo peor de mi, en otros casos soy yo quien despertó lo peor de ellos y por eso me detestan. Otros no soportan verme bien, no soportan que sea delgada y aparente ser mas joven de lo que en realidad soy, no soportan que sea una mujer independiente, que no necesita depender económicamente de un hombre. Otros no supieron soportar el rechazo o la humillación de haber sido despedidos arbitrariamente de mi vida y por eso cada tanto me escriben o me llaman para provocarme, para probar mi paciencia, para hacerme saber que no me libraré de ellos tan fácilmente. Algunos de mis enemigos, son personas que han formado parte de mi vida, son personas con las que compartí alguna vez momentos felices o memorables, son personas que amé y/o me amaron o al menos eso era lo que se suponía que nos unía, sino era el amor, al menos una sincera amistad, pero lamentablemente las cosas terminaron torciéndose, acabaron mal y nunca pudimos encontrar la forma de superar ese traspié, aquel impase final y contundente que termino por alejarnos y convertirnos en completos extraños. A todos mis enemigos que alguna vez fueron mis amigos, tengan la seguridad que amo y aprecio aquellos momentos felices que quedaron en el recuerdo, pero me temo que no podemos volver a ser amigos. A los que amé o me amaron ya no los puedo amar ahora porque el tiempo nos ha cambiado, ya no los conozco, no se quienes son y tampoco me interesa saberlo.

Seis

Cuando mas te cueste avanzar, cuando mas te cueste esa subida, cuando todo se ponga mal y nada parezca estar funcionando, ese es el momento en que tienes que seguir. Aun cuando todo parezca perdido, aun cuando todos los esfuerzos parezcan vanos aun cuando nada este resultando, ese es el momento en que tienes que seguir.

Tienes que seguir por terquedad, porque no debes volver atrás, ya has luchado suficiente, no te puedes dar el lujo de tirar la toalla, no te puedes dar el lujo de llorar una derrota, párate y continua aun cuando tengas mil heridas, aun cuando tengas hambre y sed, aun cuando tengas frío y pareciera que no hay esperanzas, ese es el momento exacto en el que tienes que seguir, tienes que volver a intentarlo.

Mientras tengas aire en los pulmones, mientras tu mente esté intacta aun con mil temores y mil miedos, aun con suspiros, con el corazón latiendo a mil, con los nervios de punta, con el mundo al revés, aun entonces debes permanecer de pie, no debes rendirte, porque tu momento ha llegado.

Recuerda, tienes que seguir, porque detrás de ese fracaso, aún de varios fracasos, la victoria espera por ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: